Fuente de Permacultura La Permacultura en Habla Hispana

¿Olvidaste tu contraseña?

En Fuente de Permacultura utilizamos cookies propias y de terceros necesarias para una correcta navegación a través de nuestros espacios. Si continúas navegando consideramos entonces que aceptas el uso de cookies, y de forma adicional haber leido y entendido los Términos y Licencia de Uso de este Proyecto. Por lo demás ¡Que disfrutes de tu visita a FdP! Más Información.
OK

Maceto huerto en la huerta contra roedores y otros animales

 Escrito por Trini 2696 Visualizaciones
Bidones recortado

Aventuras y desventuras de nuestros cultivos en la finca. Las aventuras suelen ser de los animales tragones, entre ellos los exitosos roedores, mientras que las desventuras son las nuestras y las de nuestras plantitas. ¿Te suena?

Efectivamente, debido a la continua presencia de todo tipo de animales en el huerto, a veces he tenido que recurrir, en Permacultura, a técnicas más cercanas a lo que solemos llamar macetohuerto que a las prácticas habitualmente relacionadas con el cultivo en campo abierto.

Veamos algunas de esas experiencias y resultados que yo misma llevo aplicando desde hace tiempo en mi huerta...


Es el caso de ciertas especies de hortaliza y a veces incluso de frutales de pequeño tamaño, como los frambuesos, que también hace años tuvimos que proteger del ataque de los jabalíes, ya que los estaban diezmando; en aquella ocasión llegamos al extremo de tener que hacer un arriate de piedra de casi 1 m. de altura, rellenarlo de tierra y plantarlos ahí. Desde entonces hemos conseguido cerrar el paso a estos animales, pero hacer lo mismo con otros ya no es tan factible, dado que viven aquí, como ratones, ratas, topillos.

Veldmuis Microtus Arvalis (Topillo)
Veldmuis Microtus Arvalis (Topillo).
(Fuente: @LaCronicaVerde de César Javier Palacios)

En especial las hortalizas de raíz, pero no sólo ellas, son atacadas sin piedad por estos roedores: cebollas, zanahorias, papas, remolachas, alcachofas, azafrán, salsifís, tomateras, berenjenas, pimientos, maíz, todo les gusta, al parecer. Incluso he tenido que dejar de sembrar el perejil en tierra, por lo visto su raíz carnosa también les resulta apetecible. Al final tengo bastantes más especies de las que planeaba en maceteros, bidones y cualquier clase de recipiente que me haya sido posible conseguir. Ni que decir tiene que me repatea tal circunstancia, pues a menudo estos recipientes han de ser forzosamente de plástico. Ya me gustaría a mí ser rica para disponer de esas artesas de granito que salen en las revistas de decoración. Lo más parecido que he conseguido tener son los arriates de piedra, pero tampoco disponemos de tanta piedra para hacerlos, es un material difícil de recuperar y tiene demasiados usos más importantes en la finca para distraerlo en estas cosas.

Y la complicación con las raíces es que necesitan bastante profundidad para crecer bien; o sea, uno tiende a pensar que mientras la punta de abajo no toque la capa de grava ya va bien, pero eso es un error. Por el contrario, entre más profundidad se le pueda dar, mucho mejor. En el caso de las zanahorias, concretamente, por la longitud que suelen alcanzar, la distancia mínima que yo he tenido que darles es de 25 cm. Es decir, desde la superficie para abajo, 25 cm. de tierra sobre la capa de grava que sirve de drenaje. Eso supone que el recipiente ha de ser bastante alto.

Recientemente heredamos un depósito de agua de 200 l. de poliéster. Digo heredamos porque nuestros familiares por ambos lados han adquirido la costumbre de darnos todo lo que ya no quieren, en el sobreentendido de que nosotros somos los súper- traperos. Y la verdad es que nos hemos echado encima la carga de recogerlo todo, nos cuesta mucho dejar que esos recursos se pierdan en los vertederos. Siempre se acaba usando todo, aquí o en otros lugares.

Sigo, que me voy por las ramas.

Este depósito lo hemos destinado a siembras amenazadas. La primera ha sido una siembra de zanahorias, precisamente. Ahora contaré cómo lo hemos hecho.

  1. Primero lo hemos agujereado por abajo para salida de agua, pero con cuidado de que los agujeros fueran pequeños, no vayamos a estar invitando a los roedores a criar ahí dentro, tan ricamente.
  2. Con el taladro se le han hecho como 20 agujeros con una broca de pala de 14 mm.
  3. Después hemos llenado el fondo hasta una altura de 15 cm. de piedras de tamaño regular, de las que se usan para empedrar, que nos habían sobrado de cuando se empedró el camino de acceso a casa.
  4. Luego hemos rellenado hasta el borde con tierra del gallinero, bien cernida (tamizada) con un cedazo fino, como 8 carrillos le han entrado. Esta tierra está perfecta: suelta, repleta de nutrientes, de color oscuro. Por supuesto según se ha ido regando se ha compactado y ya no llega al borde, pero sigue siendo muy mullida.
  5. Para asegurarnos, el depósito lo hemos colocado sobre su propia tapadera puesta del revés. Después, como he visto que el agua de drenaje se estaba acumulando en el reborde interior y era un criadero de mosquitos, lo he tapado con tierra también.

Ahora ya han nacido las zanahorias y han sido aclaradas. Una ventaja de esta tierra es que no tiene piedrecillas que causen que las zanahorias se ahorquillen; como sabéis todos los que cultivéis esta planta, son muy delicadas en este aspecto: en cuanto se encuentran cualquier obstáculo, se dividen, o se retuercen, o ambas cosas a la vez. El resultado es entonces decepcionante, claro.

Zanahorias Deformadas
Resultado de condiciones inapropiadas de cultivo
(Fuente: AgroTerra)

Y esta es la razón de que, a pesar de tener toda la tierra que quiera para sembrar en ella directamente, al final tengo que usar cacharros como cualquier urbanita que sólo dispone de su terraza o azotea.

Y es que la realidad a menudo contradice la planificación más cuidadosa, pues es sumamente difícil preverlo todo a priori y no es raro tener que ir introduciendo cambios constantemente en nuestro diseño.

Por eso me gusta la permacultura, uno de cuyas primeros preceptos es el de observar, no un día ni dos, sino continuamente, e ir cambiando nuestro diseño conforme las circunstancias se desarrollan.

1 Maceto huerto
Vista desde arriba del nuevo macetero.
(Fuente: Trini)

En la foto se ven también varios bidones cortados a lo ancho que usamos para hacer semilleros o para siembras directas, según las necesidades del momento. En el de la izquierda ha habido un semillero de achicorias en el que he dejado varias plantas para aprovechar el espacio después de hacer el trasplante de la mayor parte de las plántulas que nacieron, dado que ya no voy a necesitar hacer más semilleros ahí hasta el año próximo. De esta manera, además de servir como semilleros, los bidones sirven también como maceteros lo bastante grandes como para permitir el desarrollo de algunas especies y así asegurarnos un mínimo de producción, si hay ataques muy persistentes.

En el de la derecha, que está más abajo, hay un semillero de puerros, del que ya he entresacado unos 100 para trasplantar, dejando ahí los más pequeños para hacer las siguientes plantaciones según vayan engordando, con lo que tendré, si los roedores me lo permiten, varias cosechas escalonadas.

Justo a la izquierda del macetero de zanahorias, en el suelo, hay una mata de rábano rusticano. Esta especie es sumamente resistente, una vez establecida, y ofrece raíces comestibles en pleno invierno, bastante picantes pero muy sanas, con la gran ventaja de que nunca la han atacado plagas ni enfermedades. Es preciso marcar su emplazamiento, eso sí, pues la parte aérea desaparece por completo con el frío.

Y más arriba en el terreno, pero en la esquina inferior izquierda en la foto, se ve un bancal de fresas. El bancal en este tiempo apenas se ve, con los estolones de las matas en pleno crecimiento y tapándolo.

2 Maceto huerto
Bancal-macetero de fresas.
(Fuente: Trini)

Este otro bancal de fresas también está hecho con materiales reciclados, sobre todo madera, como se ve en la foto. Estrictamente hablando no es un macetero, dado que el fondo no está separado de la tierra de debajo, pero hasta ahora las raíces de las fresas no han sido atacadas nunca, por suerte. Dada la pronunciada pendiente del terreno, si quiero tener alguna superficie horizontal me veo obligada a retener la tierra con estas estructuras. La madera procede de puertas viejas recogidas en derribos y obras. Duran entre 3 y 5 años, dependiendo del estado inicial de los materiales.

Los mirlos gustan de las fresas y hasta que ellos no se dedican a otras especies (por ejemplo las frambuesas), ni las probamos. A veces creo que cultivo la huerta para los bichos. Ellos, desde luego, deben estar convencidos de que esto es así.

Tenemos otros semilleros hechos con bidones preparados de tal manera que queda una parte sin cortar: esta especie de envoltura protege a las plantas de los vientos fríos procedentes del norte, lo que permite siembras un poco más tempranas que en los demás semilleros. Cuando el clima es adverso, como ocurre aquí, es necesario aguzar el ingenio y buscar alternativas simples y eficaces para alargar en lo posible el período de cultivo.

Estos semilleros también sirven, cuando ya he sacado la mayor parte de las plántulas, como macetero en el que completar el cultivo de algunas de ellas.

Por ejemplo, como se ve en las fotos de debajo, el bidón de arriba, que es el que se ve a la derecha, tiene plantas de apionabo, albahaca y una lechuga para semilla. El de abajo, que se ve a la izquierda, acaba de desocuparse, tenía un semillero de col enana rizada (Kale) de la variedad Cavolo Nero, pero no he dejado ninguna porque este bidón no tiene bastante profundidad para este cultivo. En los próximos días lo usaré para hacer un semillero de lechugas de cara al otoño (este texto se ha redactado a finales de verano).

3 Maceto huerto
Vista frontal.
(Fuente: Trini)
4 Maceto huerto
Vista trasera.
(Fuente: Trini)


Trini, del !Tatomota Group.

¿Cuál es tu experiencia con el cultivo en recipientes y con sustratos un poco inusuales? Compártelo

 

Comentarios *

1) Re: Maceto huerto en la huerta contra roedores y otros animales
Escrito por Kohai Raul en 14 Septiembre de 2016, 11:29:29 am
Muchísimas gracias, Trini. En mi caso, no por el hecho de pensar en los roedores, sino que harto del mal resultado que me dieron aquí en el Mediterráneo semiárido las Colmenas llamadas Aúreas Perone, llevé tiempo pensando en cómo reutilizar todos los cuadros que construí... finalmente las utilicé para patatas. Más o menos como el sistema de neumáticos que todos hemos visto alguna vez, pero con cuadros de madera. A medida que la plantita asoma y tiene un tamaño suficiente, nuevo cuadro a rellenar con mezcla de tierra con los estiércoles que yo manejo por aquí. Aunque este año no lo he hecho, pretendo volver a hacerlo utilizando las colmenas que pueda. Para entonces prometo foto, que en su dia no realicé por falta de "enfoque" o previsión.
2) Re: Maceto huerto en la huerta contra roedores y otros animales
Escrito por Trini en 15 Septiembre de 2016, 06:53:38 pm
 Gracias a ti, Raúl. Hay infinidad de materiales que se pueden reutilizar para cultivar. La madera no es muy duradera, claro, pero es muy fácil de usar y muy liviana, detalle nada despreciable.
A mí me ha pasado lo mismo con las fotos del depósito, hubiera sido estupendo haber podido hacerlas a la vez que estábamos fabricando el macetero, pero en ese momento no pudo ser. Me queda pendiente hacer un diagrama para ampliar el post. Cualquier día.....
No puedes añadir comentarios a este artículo. Prueba a validarte primero.

Puede que también te interese

Basado originalmente en: TinyPortal
Desarrollos adicionales por Kohai Raúl
Tema adaptado para FdP por Kohai Raúl. Gracias Brian
2007-2018